Las Cuatro Leyes Espirituales

En la India se enseñan las «Cuatro Leyes de la Espiritualidad». Son conceptos y consejos para aprender a vivir y poder con llevar los problemas de la vida.

La primera dice:

«La persona que llega es la persona correcta».

Es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación. Esta Pandemia nos ha enseñado que para que las cosas mejoren tienen que empeorar. Eso es, vamos a salir fortalecidos con estos “problemas”.


La segunda ley dice:

«Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido».

Tenemos que entender que nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. Si lo pensamos así, estamos fortaleciendo nuestra mente con positivismo y una sana actitud. No existe el: «si hubiera hecho tal cosa, hubiera sucedido tal otra…». No, lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido. Es para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan, y no quieran aceptarlo.


La tercera dice:

«En cualquier momento que comience es el momento correcto».

Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuándo y donde comenzará. Eso que llamas problema, es una oportunidad. Oportunidad para afrontarlo y superarlo. Y es una enseñanza en saber aprender que nada en nuestra vida pasa desapercibido y sin importancia.

Y la cuarta y última ley dice:

«Cuando algo termina, termina».

Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia. “Perdona para que se te perdone y acepta para que seas aceptado. “El que perdona sana, y el que acepta gana”. Frase muy antigua pero hay que ponerla en práctica.

«Ninguna gota de lluvia cae alguna vez en el lugar equivocado»


​Yo en lo particular siento, que no es casual que estemos leyendo este artículo, y si este texto llegó a nuestras vidas hoy; “es porque estamos preparados para entender que ninguna gota de lluvia cae alguna vez en el lugar equivocado». No existe la casualidad, existe la causalidad. La vida nos llama hoy a aceptar la pandemia, y a salir fortalecidos de ella. Cuidándonos y cuidando a las personas que nos rodean.


​Llega un momento en nuestras vidas, cuando nos alejamos de todo el drama y de las situaciones que nos crean, y nos rodeamos de gente positiva, optimista e idealista. Es cuando olvidas lo malo y te centras en lo bueno. Amas a gente que te trata bien, y rezas por los que no lo hacen. La vida es demasiado corta para ser otra cosa que …¡Ser feliz! “Porque caer es parte de la vida, ponerse de pie nuevamente, eso se llama vivir”.


Animo, vamos a salir de esta pandemia.

Haz clic para compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quién eres?

Tu no eres tu apellido, tu color de ojos o piel. No eres el colegio al que tuviste el privilegio de ir, un título universitario,

Saber mucho más »